¡Tus ideas cobran vida en Eurekate!

En Eurekate las ideas cobran vida, si tienes en mente un proyecto innovador que puede materializarse en algún tipo de invento, no lo dejes pasar. Te contamos como puedes convertirlo en un producto de éxito.

Para explicar las distintas fases del proceso de creación usaremos como ejemplo a nuestro robot bombilla, al que llamamos “Bombi”.

  1. Iniciando: “Brainstorming” o tormenta de ideas.

Tienes lo fundamental de tu proyecto en mente, ahora bien, para afinarlo al máximo y exprimir todo su potencial usaremos está técnica. Así emergerán cuestiones valiosas para el proyecto como repensarlo desde una perspectiva crítica, eliminar las barreras para la creatividad, o mejorar las dinámicas de trabajo.

En el caso de “Ligbul”, entre otros, aparecieron conceptos como: tecnológico, amigable, ideación, articulado, 3D, robótica, gracioso…

  1. Desarrollando.

En esta fase las ideas cobran vida. Lo irás viendo crecer paso a paso:

  • Dibujo: Realizamos una aproximación inicial mediante un dibujo que reúna las características principales que posteriormente se irán concretando y perfilando.
  • Bocetos: Camino a la concreción, generamos distintos modelos del producto para encontrar el diseño óptimo.
  • Definición de los elementos: En este punto ya se concretan los aspectos físicos del producto. Se implementan las cuestiones resultantes de brainstorming.
  • Modelado 3D: La primera aproximación al producto finalizado, se da forma a cada uno de los elementos que lo componen.
  • Simulación virtual: Generamos una recreación que permitirá perfeccionar las piezas, uniones, o colisiones entre elementos (de ser móviles). Ya se puede ver cómo es/funciona el invento.
  • Materiales: Se eligen los materiales y texturas más adecuados para garantizar la calidad del producto. Para ello realizamos montajes foto-realistas muy próximos al aspecto final del producto.
  1. Registro: Garantizando el derecho de explotación de una idea.

Estas a un paso de poder lanzar el producto al mercado con garantías. Para que los derechos sobre tu invención no puedan ser quebrantados por terceros realizamos todos los trámites por ti. Redacción y presentación de la solicitud, ejecución de planos, pagos de tasas…

  1. Nombra el invento.

Este paso a pesar del ser el último tiene mucha importancia. Vamos a determinar como va a ser conocido nuestro producto. Registraremos nuestra marca, dando el valor que necesita nuestro producto.  En el caso de nuestro robot bombilla le bautizamos como “Bombi”.

Así de sencillo, reduciendo la dificultad al máximo para ti: ¡hacemos que tus ideas cobren vida!